Manchas en la piel: ¿Cómo usar tu tratamiento despigmentante?

Ya estamos bien entrado el otoño, las hojas de los árboles se caen, los días son más cortos y también es el momento perfecto para iniciar los tratamientos despigmentantes.

Aprovechamos que hay menos exposición directa al sol, principal causa de la aparición de manchas, aunque no la única, ya que también el uso de medicamentos fotosensibilizantes, los cambios hormonales como en el embarazo o la herencia genética, son factores claves desencadenantes de las antiestéticas manchas cutáneas.

La responsable de esta hiperpigmentación es la melanina, un pigmento natural que se encarga de proteger nuestras células cutáneas, pero cuando su producción está sobreestimulada, aumenta considerablemente su concentración haciendo que no se distribuya de manera uniforme en nuestra piel, si no que se acumula haciendo visibles las manchas.

Así que ese va a ser el objetivo principal de los distintos tratamientos despigmentantes ¡frenar la producción de melanina!

Sigue nuestros chachiconsejos y tu tratamiento será todo un éxito:

  • ● Al reducir la producción de este pigmento que protege nuestras células, la piel queda más desprotegida por lo que el uso de fotoprotección solar es si o si obligatorio siempre que decidimos iniciar un tratamiento de este tipo.
  • ● Acompaña la limpieza facial una vez a la semana con un exfoliante scrub, eliminas las células muertas que se acumulan en la epidermis aportando luminosidad a la piel y suavizando su textura.
  • ● Hidrata tu rostro todas las mañanas, ya que estos productos tienden a producir deshidratación.
  • ● Cualquiera que sea la opción elegida es importante saber que todas las cremas despigmentantes irritan un poco, así que cuidado con las pieles sensibles, utilízalas de manera localizada en las zonas pigmentadas preferiblemente por la noche e ir aumentando progresivamente los tiempos de aplicación, para favorecer poco a poco la tolerancia de la piel.
  • ● Hay varios productos en el mercado, en formato de sérum, cremas o mascarillas, elijamos la presentación que elijamos, debe ser el primer producto que apliquemos tras la limpieza.

Entre los componentes estrella de los tratamientos despigmentantes encontramos:

  • ◦ Los Retinoides: son derivados de la vitamina A como el ácido retinoico o el retinol. Es una molécula potente que puede producir descamación, enrojecimiento, picor e hipersensibilidad así que no utilizar si hay heridas o alguna enfermedad cutánea, tampoco en mujeres embarazadas ni en periodo de lactancia.
  • ◦ La Hidroquinona: Otro principio activo potente, se considera un fármaco por lo que debe ser recetado siempre por un dermatólogo.
  • ◦ Los Alfa hidroxiácidos: en este grupo encontramos algunos como son el ácido kójico, ferúlico, glicólico o azelaico entre otros, igual que los anteriores utilizar con precaución ya que estos despigmentantes tienen también efecto exfoliante, son peeling químicos, y van eliminando las capas superficiales de la piel, disminuyendo la intensidad de la mancha y unificando el tono de la piel.
  • ● En general son tratamientos lentos por lo que hay que ser muy constantes y pacientes hasta obtener los resultados deseados.

Recuerda la piel tiene memoria, así que no hay mejor tratamiento que la prevención, por lo que utiliza tu protector solar todos los días del año y luce una piel siempre chachi.