Consejos chachis si usas lentillas

Si te has decidido a utilizar por primera vez lentillas o ya las usabas pero no te resultan cómodas del todo, sigue leyendo, porque en el post de hoy queremos ayudarte a conocer el uso y mantenimiento correcto de tus lentes de contacto.

  • • Lo primero que tenemos que hacer es limpiar siempre nuestras manos antes de manipularlas con un jabón neutro (sin aceites ni fragancias) y secarlas bien con papel o una toalla que no suelte pelusas.
  • • Cuando te pongas las lentillas parpadea un par de veces para asegurarte que se colocan y se adaptan correctamente a tus ojos, en la práctica está la maña, ¡no desistas que al final acabarás cogiéndolas el truco!
  • • Haz de las lágrimas artificiales tu gran aliado, y aplícatelas con frecuencia, ya que mantienen nuestro ojo lubricado, aliviando la sequedad e irritación que a veces nos producen. Ten en cuenta que no todas las lágrimas son aptas para el uso con las lentillas, formulaciones a base de ácido hialurónico sin conservantes son la opción más recomendada.
  • No duermas con ellas puestas y respeta su periodo de uso según el fabricante.
  • En caso de conjuntivitis, o necesidad de uso de colirios para algún tratamiento farmacológico no te pongas las lentillas, utiliza esas gafas, que te quedan tan bien y tienes guardadas en el cajón.

¿Sabes cómo quitarlas?

Coloca la cabeza hacia abajo y la mirada hacia arriba. Separa suavemente el párpado con los dedos y desliza la lente hacia la parte blanca del ojo, pellízcala y retírala del ojo.

Ya la tienes en la mano, ¡lo has conseguido!, ahora toca limpiarlas para eliminar los posibles depósitos de proteínas y lípidos y así evitar la proliferación bacteriana.

ste es el paso en el que más dudas nos pueden surgir, puesto que no todas las lentes son iguales y por ende tampoco las soluciones de limpieza son iguales.

La elección de un buen líquido de mantenimiento aporta mayor confort a lo largo del día porque hidrata y humedece las lentillas por más tiempo.

  • Lentillas rígidas o semi-rígidas: evita las soluciones todo en uno y opta por otros productos de limpieza como las soluciones enzimáticos de manera semanal y enjugándola siempre al finalizar con una solución salina estéril. Las soluciones de peróxido, actualmente el método más seguro y eficaz para desinfectar este tipo de lentes es agua oxigenada muy diluida pero con elevada capacidad para eliminar bacterias sin dañarlas y al igual que en la limpieza anterior, después hay que enjuagarla.
  • Lentillas blandas o desechables: las más comunes porque son más transpirables, fáciles de utilizar y que menos riesgo para nuestros ojos suponen, porque permite la oxigenación del ojo a diferencia de las anteriores.

Si son de uso diario no necesitarás desinfectarlas, solo suero o lagrimas artificiales para refrescar e hidratar los ojos.

Para las mensuales una limpieza cómoda y práctica las soluciones todo en uno, que limpian y desinfectan, hidratan, aclaran y ayudan a conservar las lentes en un sólo paso.

Una vez limpias guarda las lentes en el estuche porta-lentillas sumergidas en el líquido para lentillas y estarán listas para utilizarlas al día siguiente.

CHACHICONSEJOS que no debes olvidar: nunca limpies las lentillas con agua, porque se estropean y las llenarás de bacterias que podrían producirte graves problemas oculares, no te olvides de limpiar también tu estuche porta-lentes y renuévalo con frecuencia, no reutilices la solución de limpieza y el suero fisiológico aunque sea estéril no desinfecta las lentillas, sólo las hidrata y refresca.